Ecce Homo ¿Es de cristianos acudir a las mayorías para negar matrimonio igualitario?

Antonio Ciseri. Pilatos presenta a Jesús ante la multitud
Ayer se aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo en la Comisión Primera de Senado, faltando aún tres debates para que sea una ley. Uno de los argumentos de quienes se oponen a esta iniciativa fue que la mayoría de los colombianos, según la última encuesta de Napoleón Franco, estaba en contra de esta clase de matrimonios.

El senador Armando Benedetti en una brillante afirmación dijo:  Las mayorías condenaron a Jesús. 


Quiero retomar esta mención para reflexionar sobre el argumento de la mayoría política y los derechos de las minorías La Biblia, como casi todos los libros, tiene alguna sabiduría que nos ayuda a pensar. Los libros son para leer y pensar, no para recitar y obedecer. 


Quienes se oponen al matrimonio entre parejas del mismo sexo han encontrado en el argumento de la "mayoría política" la excusa perfecta para oponerse sin parecer homofóbicos. En la Corte dicen: "No podemos reconocer estos matrimonios porque la mayoría política - el Congreso - debe decidir". En el Congreso dicen: "No podemos reconocer estos matrimonios porque el pueblo debe decidir". Es un debate apasionante en la teoría jurídica y política, y quién lo diría, también en la Biblia. 


El Evangelio según Mateo cuenta cómo Poncio Pilato ofreció a la multitud tomar la decisión de crucificar a Jesús: 
"15 Ahora bien, en el día de la fiesta el gobernador acostumbraba poner en libertad a un preso, el que el pueblo quisiera. 16 En aquel momento tenían un preso muy famoso, llamado Barrabás. 17 Pilato se reunió con ellos y les preguntó: «¿A quién quieren que les suelte: a Barrabás, o a Jesús, al que llaman el Cristo?» 18 Y es que Pilato sabía que ellos lo habían entregado por envidia. 19 Mientras él estaba sentado en el tribunal, su mujer mandó a decirle: «No tengas nada que ver con ese justo, pues por causa de él hoy he tenido un sueño terrible.» 20 Pero los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud de que pidieran a Barrabás, y que mataran a Jesús. 21 El gobernador les preguntó: «¿A cuál de los dos quieren que les suelte?» Y ellos dijeron: «¡A Barrabás!»22 Pilato les preguntó: «¿Qué debo hacer entonces con Jesús, al que llaman el Cristo?» Y todos le dijeron: «¡Que lo crucifiquen!» 23 Y el gobernador les dijo: «Pero ¿qué mal ha hecho?» Pero ellos gritaban aún más, y decían: «¡Que lo crucifiquen!» 
24 Al ver Pilato que no conseguía nada, sino que se armaba más alboroto, tomó agua, se lavó las manos en presencia del pueblo, y dijo: «Allá ustedes. Yo me declaro inocente de la muerte de este justo.» 25 Y todo el pueblo respondió: «¡Que recaiga su muerte sobre nosotros y sobre nuestros hijos!» 26 Entonces les soltó a Barrabás, y luego de azotar a Jesús lo entregó para que lo crucificaran" (Mateo, 27:15-26).
¿Qué tiene que ver esta historia con el matrimonio igualitario? Creo que mucho más de lo que uno cree. 

Si los cristianos fueran coherentes con este pasaje bíblico y con su historia de humillación como minoría  (un cristiano atacado por un león ante la multitud que aplaude) no deberían confiar tanto en las mayorías. En otras palabras, no es de cristianos acudir a las mayorías. 

Dos elementos son esenciales en el pasaje bíblico y en la explicación que da el evangelista sobre decisión tomada por la multitud. El primero es la manipulación de los fundamentalistas y agitadores desde el poder: "Pero los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud de que pidieran a Barrabás, y que mataran a Jesús".   El segundo elemento se encuentra al final del pasaje cuando Pilato cuestiona a la multitud: «Pero ¿qué mal ha hecho?» Pero ellos gritaban aún más, y decían: «¡Que lo crucifiquen!». No hay diálogo, no hay razones. Jesús es derrotado por la multitud a causa de la manipulación y por la sinrazón de la multitud enardecida. 

El problema de acudir al argumento de la mayoría para oponerse a las familias y parejas del mismo sexo es como decir que la mayoría tuvo razón en cruxificar a Cristo. La mayoría no siempre toma buenas decisiones, especialmente si existe la manipulación de los fundametalistas y la falta de discusión sobre las razones que llevan a una decisión. 

No creo que los colombianos seamos conservadores o ignorantes. Simplemente nos sobran sumos sacerdotes y nos falta un debate razonable sobre la igualdad. 


"Ecce Homo" o en el griego"ἰδοὺ ὁ ἄνθρωπος" fue usada por Poncio Pilato: "Jesús salió, portando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: «¡Aquí está el hombre!»" (Juan 19:5). 

Si seguimos negando los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transgeneristas agitando a la mayoría, al final en un acto triste el Estado dirá sobre la población LGBT: "Ecce Homo(sexual)". 

A mis amigos cristianos y católicos los invito a consulten su conciencia y no la voz atorrante e incendiaria de los sumos sacerdotes. 
Caravaggio. Ecce Homo
Un poco de música también puede ayudarnos a pensar, en el dolor alguien que pierde sus derechos por una mala decisión de la mayoría. 

Comentarios

Arturo Sanjuán dijo…
En mi criterio, es el mejor post (de lejos) que he leído en su blog.
Mil gracias Arturo por tu comentario. La hice con mucho cariño para los católicos y cristianos que quiero.
Es una pena la desinformación del pueblo colombiano y el punto de vista limitado y fundamentalista de algunos de nuestros dirigentes. Este post, sin duda, es una de tantas ventanas abiertas(pero tan poco vistas) a la reflexión, por ello, mis felicitaciones.
El asunto fundamental no es lo que piensen católicos, cristianos o cualquier persona. Lo fundamental es lo que estableció Dios. Dios ama al ser humano, sea lo que sea: ladrón, mentiroso, adúltero, homosexual....pero no ama el robo, la mentira, el adulterio, ni el homosexualismo. No se trata de una posición anti homosexual, ni de opiniones humanistas. A Dios se le cree o no, y se le obedece o no....no hay términos medios
Rafael Cendales dijo…
No sé por qué asume que robar, mentir o cometer adulterio son categorías comparables con ser homosexual. Los primeros son actos que pueden o no ocurrir en la vida de una persona, en cambio ser homosexual es parte de la identidad de alguien y no puede sustraérsele y ya. Una persona no deja de ser homosexual cuando sale de la cama. No se puede, entonces, amar al homosexual persiguiendo al homosexualismo.
patri dijo…
PARTE 2 Porque Jesucristo es no sólo el Verbo de Dios en cuanto
que se encarnó como hombre,sino que también es el Verbo en cuanto que es,junto al Espíritu
Santo de Dios,el inspirador y el revelador de la Palabra expresada en las sagradas Escrituras
,y principalmente en el Nuevo Testamento,en donde el apóstol Pablo explica que la inclinación
al homosexualismo no proviene de una condición natural intrínseca,sino de un castigo y una
pena por dejar,abandonar,menospreciar y deliberadamente no tomar en cuenta a Dios ni a su
santa voluntad,véase Romanos. Sin embargo,esto es un gran desafío para los cristianos,ya que
estando imperando la nueva ley del perdón,de la misericordia y del amor,es nuestro deber
instar a esas personas,que confíen sus vidas al poder y a la voluntad de Dios,porque El es
poderoso para perdonar,cambiar y salvar. Todo el que de corazón invoque el nombre de Jesucristo
será salvo es la promesa del Altísimo.Sin embargo,perdonar y tener misericordia,no significa
ser partícipes de sus deseos y obras,al igual que no porque se perdone y se tenga compasión
del que está en un grave error,haya que darle la razón,no,porque la verdadera misericordia
consiste en apartar al pecador del pecado y de volverlo hacia el camino angosto de Dios.
La voluntad de Dios es bien clara,aunque no nos guste,pero cuidado,que en cuanto se desprecia,
se abusa de los que caen,pecan también y doblemente los que se creen cristianos,porque ellos
conocen bien la voluntad de Dios,que a El le desagrada la falta de misericordia y amor.
Por lo tanto,siempre el mundo elegirá a Barrabás,para hacer lo que al sistema le agrada,y
está visto que estamos en los tiempos en los cuales se harán cosas deplorables aprobadas por
el sistema político y judicial,y así como fué intolerablemente injusta la condena de Cristo y la
liberación de Barrabás,así también hoy,las multitudes condenan a Cristo el Verbo de Dios,
y dejan que Barrabás salga con la suya para continuar con su vida cuyas acciones son
contrarias a la voluntad de Dios. Ayer y hoy,el mundo es amigo de Barrabás,porque la compañía
de Cristo es peligrosa:puede llevar a la muerte,como le ocurrió a muchos de sus seguidores.
El poder político dominante aborrece a Cristo y hace buenas migas con Barrabás el ladrón y
quebrantador de la voluntad de Dios,y los poderes religiosos nada quieren saber con el Hijo
de Dios,aunque de labios lo confiesen,porque no le conocen,y también son amigos de Barra
bás.
patri dijo…
PARTE 1 Tengo algunos comentarios que hacer,desde una perspectiva cristiana.
Primero que nada,no voy a ninguna iglesia,pero me guío por las Santas Escrituras y el tetimonio de Cristo.
Primero,se supone que las mayorías mandan,según la lógica y la razón,ya que se supone que
los representantesdel pueblo,son los representantes legítimos sobre cómo quiere ese
pueblo vivir y convivir. Porque un sistema político que no respete la opinión de la
mayoría,es una dictadura o una democracia débil y anémica,sin fuerza ni poder.Eso,en
el ámbito político. Pero es una tarea
bastante arriesgada extrapolar el caso puntual de Jesucristo el Hijo del Dios eterno,
a una situación de política contingente. Cuando las mayorías condenaron a Jesús,Jesús
ya se se había condenado a sí mismo y no tenía escapatoria,ni religiosamente,ni
políticamente. Es imposible comprender exacta y perfectamente todos los factores
culturales que estaban involucrados en la vida y muerte de Cristo,incluídos sus
padecimientos y su condena,pero sí sabemos que políticamente era una amenaza para los
romanos,en su visión que ellos tenían de la influencia creciente y amenazadora del
hombre que arremolinaba en torno a sí muchedumbres,hambrientas de sus palabras y de sus
poderosas acciones,y los amigos del César no admitían competición alguna. Y religiosamente
era una amenaza para la religión judía establecida,poniendo siempre en ridículo a los
sacerdotes,fariseos y saduceos,socavando las bases de la religión que todos habían
conocido,introduciendo además un elemento atrevido y discordante,a saber,el de hacerse
y proclamarse hijo de Dios,haciéndose IGUAL a Dios. Eso era un pecado cercano a la
blasfemia,lo cual según las Escrituras,merecía la muerte.Cristo vino a hacer la perfecta
voluntad del Padre,y en esa voluntad,debía morir.También,quebrantaba el día de reposo.Eso no quita el error de las muchedumbres,
que influenciadas por los líderes político-religiosos dictaminaron su condena,los cuales,
luego de que Pilatos,en un último intento por librar a Jesús de la muerte,expuso a un
hombre delincuente,llamado Barrabás,y les preguntó si querían condenar a Barrabás y a
dejar libre a Cristo,y la muchedumbre eligió a Barrabás,un ladrón y delincuente que
actuaba al margen de las cosas mandadas expresamente en las Escrituras,de modo que el
bueno fué condenado y el malo absuelto. Dejo esto hasta aquí y lo retomo luego.
Segundo,los libros son para obedecerlos,sean constitucionales,jurídicos o religiosos.
Porque casi todos los pueblos tienen un sistema constitucional escrito,para ser leído,aprendido
,comprendido y obedecido. Lo mismo el sistema legal y jurídico es para cumplirlo,y también
una religión que no tiene límites ni sanciones es una invitación a la anarquía y al
desorden en donde cada cual hace impunemente lo que le place. Algo imposible de aprobarse.
En el Antiguo Testamento la homosexualidad era castigada con la pena de muerte,la misma pena que sufrió Cristo por quebrantar el sistema y ley imperantes. En el Nuevo Testamento
no se manda matar por ello,pero sí apartarse de tales personas,por tener un tipo de
comportamiento contrario a las Escrituras. Recordemos que una de las primeras acciones de
Cristo al comenzar su ministerio,fué el de asistir a las bodas de Caná entre un hombre y
una mujer,en donde faltó el vino,pues bien,el vino era la bendición de Cristo,el cual
bendice al hombre y mujer que se unen para procrear y tener descendencia,cumpliendo el mandato primario de multiplicarse y perpetuar la especie. No veo yo cómo dos personas del mismo sexo puedan intentar cumplir aquel mandato. Pues bien,yo antepongo y doy vuelta el argumento
presentado de que con las personas homosexuales se quiere condenarlos como se condenó a
Jesucristo,yo digo que al contrario,lo que se pretende aquí es salvar a Barrabás de su
castigo y de condenar a Jesucristo.
patri dijo…
PARTE 3 "Ecce Homo" se aplicó también a Barrabás:"he aquí el hombre (ladrón)",en contraste con el otro
candidato a la cruz,Jesucristo,el justo,y Barrabás salió triunfante.El pueblo lo absolvió.
Cristo renunció voluntariamente a todos sus derechos,antes de encarnarse,porque siendo igual a
Dios,vino a sufrir y a morir por causa de su infinito amor hacia todos nosotros,heterosexuales
y homosexuales,para mostrarnos su perfecta y justa voluntad.
No somos los cristianos los que opinamos por nuestra propia cuenta,sino que son las palabras
del Verbo hecho carne las que nos enseñan que al igual que el Señor Jesucristo,no podemos
aprobar lo reprobable,ni llamar dulce a lo amargo,y al igual que nuestro maestro,estamos
dispuestos a tomar nuestra condena y nuestra cruz por no comulgar con las costumbres,las modas
e inmoralidades imperantes,y que el príncipe de este mundo promociona y defiende por medio de
sus esbirros,algunos disfrazados de un manto de amor y de piedad,pero el verdadero amor y
piedad es el que obedece primero a la voluntad de Dios antes que a la de los hombres,al igual
que el Cristo crucificado.
Podemos compartir y conversar,pero para aconsejar y para exhortar,en son y en ánimo de paz y
amor,porque también son personas semejantes a nosotros mismos,pero nunca para aprobar el error en el cual están sumidos.
Pido a Dios que muestre la potencia de su amor a muchas personas que aún no
tienen el conocimiento de Cristo,para salvar y para cambiar las vidas,porque para El no hay
éste u otro pecado,grande o pequeño,porque más allá de la clase de pecado que a cada cual le
agrada más,o menos,lo cierto es que el gran pecado del mundo no es el de matar,robar,o mentir,
u otro pecado,sino que "el que no cree en el Hijo de Dios,ya ha sido condenado" lo cual abarca
también y aparte de los criminales,también,a los que van a la iglesia cristiana de cualquier
credo pero que no han creído que Jesucristo es el Hijo del verdadero y único Dios Uno y Trino.
A el sea la honra,la gloria y la obediencia,por todos los siglos. Amén.

Entradas populares