11 años Al Borde




Conocí a las Mujeres Al Borde en un encuentro de activistas LGBT en el año 2001 organizado por la plataforma de movimientos sociales Planeta Paz. Fue el mismo año que tanto ellas como yo empezamos nuestras labores como activistas. Mi encuentro con ellas ha sido muy inspirador de mi sensibilidad y mi entendimiento sobre los derechos de la población LGBT. Mi trabajo como activista se ha centrado en acciones de activismo judicial y desde esta línea de activismo he sido un observador juicioso y permanente de las grandiosas iniciativas de las Mujeres Al Borde, su trabajo me recuerda un maravilloso verso de Walt Whitman sobre la justicia: “Great is Justice; Justice is not settled by legislators and laws . . . . it is in the soul”. (Walt Whitman, Leaves of Grass, Great Are The Myths, 4, 50).

Las Mujeres al Borde a través del arte han construido una perspectiva única del activismo en Colombia. Ellas han sacado la justicia del monopolio de los abogados, jueces y Cortes (casi todos hombres) y la han llevado al video, al teatro, al comic, a la radio, a la comunidad. Su trabajo ha sido explorar la justicia y la injusticia en las voces reales y en la vida cotidiana.



A través de sus producciones nos permiten ponernos en el lugar del otro y la otra, lograr la máxima capacidad sensible y con ello han activado nuestra sensibilidad ante la (in)justicia. Las Al Borde nos muestran la realidad no como un reporte frío del pasado o del presente, porel contrario, nos ayudan a comprender la realidad para imaginar un mundo presente y futuro diferente, diverso, un lugar donde la sensibilidad sea tan importante como el entendimiento. Frente al mundo presente de la violencia y la injusticia, ellas son capaces de imaginar otro que podría llegar a ser y que de hecho está siendo creado.

Sus videos son una expresión de esta poderosa idea de la justicia. Me impactó mucho el video “ qué violencia tan macha”, que reconstruía la violencia contra las mujeres en los medios de comunicación de una forma que pocas veces he visto. Guardo mucho cariño por el video “amaos los unos a los otros” sobre las familias conformadas por personas LGBT, de hecho es un material que uso en mis clases en la Facultad de Derecho y las capacitaciones sobre los derechos. Sus vídeos exploran las vidas, los cuerpos y las relaciones sobre la diversidad sexual de forma única y mágica.



Las Al Borde son también un grupo de participación comunitaria, creación y difusión de conocimiento. A través de la construcción colectiva han logrado proyectos como “guía para el sexo oral”, el grupo de teatro las aficionadas, entre otros. No sólo tienen un trabajo en la construcción comunitaria con las mujeres con las cuales trabajan directamente también realizan intervenciones permanentes de activismo con el movimiento LGBT y el movimiento feminista. Con el movimiento LGBT han sido solidarias en nuestras iniciativas colectivas, y además hacen algo único: reportan la movilización social y crean la memoria colectiva sobre la acción de cientos de grupos que trabajamos por la igualdad y la libertad. En el movimiento feminista hacen intervenciones que buscan que la diversidad de las mujeres sea reconocida y valorada. Ellas son lectoras cuidadosas de la teoría sobre la sexualidad, los derechos y del activismo, y con ello crean producciones que integran elementos teóricos claros y una intervención social muy eficaz.

Recientemente han amplificado su acción en dos niveles que considero propios de un grupo maduro. Por una parte han creado redes transnacionales de activismo en el sur global y han potenciado su trabajo a través de internet. El segundo nivel ha sido la creación de la Escuela de Arte y Activismo, una herramienta esencial para crear y compartir conocimiento con las generaciones más jóvenes, en las regiones y en otros países.



Conozco a la Mujeres Al Borde desde que nacieron y escribir este blog es un alto en el camino que me permite ver en retrospectiva la fuerza y la potencia que tienen sus ideas fundacionales. Ellas creen en el arte, en la diversidad en las mujeres y en la justicia social. La pasión y amor por su trabajo se evidencia en cada producción de alta calidad, en su talante democrático y en su creatividad.

La última vez que me encontré a las Mujeres Al Borde fue hace un mes en la marcha de las putas y me pidieron una entrevista para alguna de sus producciones. Y ahora que lo pienso es en la calle me las encuentro cada vez que hay una marcha. Ellas son mujeres de lo público, que buscan transformarlo a través del arte y hacerlo diverso, colectivo y creativo.

Las Mujeres Al Borde han llevado la justicia al alma y a la calle a través del arte. En estos 11 años ellas han hecho un aporte invaluable a la justicia social, a la democracia y a los derechos. Pero lo más importante es que han ayudado a transformar las vidas de cientos de personas con quienes ellas crean y comparten.

Comentarios

Ana Luchx dijo…
Mauricio, gracias por todo el afecto que hay en este reconocimiento tan bonito de nuestros 11 años AL BORDE que haces público en tu blog, y por las valiosas reflexiones que haces acerca de nuestro trabajo como constatación de que el arte y la micropolítica son espacios de transformación del mundo y de búsqueda de la justicia.

Lo hemos leído con mucha emoción y teniendo muy presente como hemos crecido juntxs en el activismo desde los tiempos de "Planeta Paz". Para nosotras es aún más especial que esta reflexión venga de un compañero que admiramos, respetamos y queremos y de quien siempre aprendemos mucho.

Abrazos y muchas gracias! ♥
Muy interesante el balance presentas acá. Permanecer 11 años trabajando por ideales, convicciones y transformaciones no es fácil y el trabajo que Mujeres Al Borde ha hecho es fundamental.
Muy interesante el balance presentas acá. Permanecer 11 años trabajando por ideales, convicciones y transformaciones no es fácil y el trabajo que Mujeres Al Borde ha hecho es fundamental.

Entradas populares